¿Quién mató a Rosa Luxemburg?

Las crónicas nos cuentan cómo fue asesinada por los Freikorps, grupo paramilitar al que recurre el SPD para acallar el levantamiento Espartaquista. Tras ser brutalmente apresada después del asedio del edificio Vörwarts, recibe un golpe en la cabeza con la culata de un arma, y es rematada con un disparo en la sien. Los soldados lanzaron su cuerpo al río; no fue encontrado hasta 4 meses después.

Sin embargo, esta propuesta escénica no pretende mostrar lo que ya nos cuenta la historia. Para Ojo de Muñeca, a Rosa la matamos cada vez que olvidamos las luchas obreras, cada vez que no nos enfrentamos a nuestro opresor, o cada vez que nos posicionamos del lado del poder. Con todo esto queremos increpar al público, que nos ayude a resucitarla, que conozca la grandeza de sus ideas, y que la reconozca como el personaje clave que fue en el desarrollo de la historia europea de los dos últimos siglos, al mismo nivel que hoy reconocemos a muchos otros teóricos masculinos.

A Rosa no solo la mató un soldado. A Rosa la mataron sus ideas, su persistencia, su espíritu de sacrificio por el común. La mataron los que traicionaron las bases ideológicas de la lucha social, en pro del poder, en pro del capitalismo. La mató el Nazismo en ciernes. Y la mató su condición de mujer en un mundo de hombres, una mujer molesta que fue denominada “Rosa la Sanguinaria” a pesar de defender la vida y la libertad de todos los seres vivos por encima de todo. A Rosa la mató la historia para intentar quitarle la razón.

Cien años después, Rosa ha vuelto.

 

El reto al que nos enfrentamos al intentar plasmar la vida y obra de Rosa Luxemburg en un espectáculo teatral, llega condicionado por nuestra convicción de que el teatro es un espacio para la poesía y de la dificultad que entraña manejar todo ese material humano y teórico sin basarnos exclusivamente en su biografía, de cómo llegar a crear una obra poética que no sea pobre tanto en la exposición de sus ideas como en la de su vida. Para ello hemos querido plantear dos líneas de acción que se cruzan durante la obra. La primera de estas líneas se centra en la presentación de sus ideas políticas y en mostrar una de las facetas a la que se dedicó con entusiasmo: su labor como profesora en la escuela del SPD. La otra línea es una interpretación libre de sus ideas y vivencias, en las que encontramos a una Rosa que se enfrenta a diferentes situaciones de su vida, comparte, llora, experimenta… siempre intentando respetar su auténtico sentimiento positivo ante la vida, su fe en el ser humano y su capacidad para la revolución. 

Con una dramaturgia elaborada a partir de textos de Rosa Luxemburg, Clara Zetkin, Emma Goldman, (dos personajes con los que Rosa comparte escena en esta ocasión),  Federico García Lorca y Heiner Müller, entre otros, la propuesta busca una actitud de observador crítico en el público, no la emotividad ante la crudeza de los eventos que se narran.

Pincha la imagen para acceder al dossier de proyecto.

Intérpretes:

ROSA LUXEMBURG:    Iria Moreno

CLARA ZETKIN:    Lola Manzanares

EMMA GOLDMAN:    Lola Manzanares

Dirección:    Aurora Carragal

Iluminación:   Cristina Santoro

Espacio sonoro:    Amaya Maldonado

Coreografía:     Noelia González

Grafismos:    Antonio Huelva

Fotografía:    Sergio R. Moreno

Escenografía y vestuario:    Ojo de Muñeca

Dramaturgia:    Ojo de Muñeca

Producción:    Ojo de Muñeca