Inicio

¿Quién es Ojo de Muñeca?

La unión de las dos integrantes de Ojo de Muñeca surge de un proyecto previo, nacido de la necesidad de varias personas del mundo de las artes escénicas y audiovisuales, por encontrar un canal de creación y comunicación artística para la transformación social. Este colectivo se presentó públicamente en el C.S.O.A. Patio Maravillas en Marzo del 2013. Siguiendo la filosofía de aquel primer proyecto, surge Ojo de Muñeca en 2015, con ánimo de crear espectáculos teatrales críticos y educativos para público de todas las edades, con la pequeña gran ilusión de cambiar un poco el mundo, empezando por las personas.

¿Qué es el Ojo de Muñeca?

Ojo de Muñeca (Actaea Pachypoda) es una exótica y singular planta cuyo fruto simula un globo ocular, pero que contiene un veneno que en los humanos (no así en los pájaros) puede provocar paros cardíacos e incluso la muerte. Sin embargo, era usada en infusión por los nativos norteamericanos para aliviar los dolores de cabeza y de parto. El dolor y el alivio, la muerte y el nacimiento, la justicia poética de una planta que puede ser la muerte para el hombre y la vida para otros seres, se convierten en nuestra esencia: pretendemos agitar las conciencias y huir de los productos de consumo de una sociedad alienada, creemos que el teatro es un espacio para la poesía, pero también para la reivindicación, para generar un cambio social a través del cambio individual.

¿Porqué somos una Asociación Cultural?

En Ojo de Muñeca nos constituimos como Asociación Cultural por motivos ideológicos. El artículo Ánimo de lucro de Eduardo Alonso publicado en la revista ADE (nº 149, enero-marzo 2014, pp. 41-43.) define a la perfección la idea por la cual en Ojo de Muñeca decidimos mantenernos alejadas de la idea de compañía empresarial:

“El primer gran error es confundir trabajo profesional con ámbito empresarial. Desde luego que el trabajo profesional se desarrolla en el ámbito empresarial, pero también se desarrolla en muchos otros ámbitos. (…) El concepto “empresa” está asociado indisoluble y esencialmente al concepto “ánimo de lucro”. Y así, una empresa que no tenga beneficios nunca o casi nunca, no tiene sentido. (…) Pero esto nada o poco tiene que ver con las compañías de teatro herederas de los grupos de teatro. Las compañías no tienen “ánimo de lucro”, tienen, eso si, ánimo de no perder y quieren pagar a todos sus acreedores, pero su principal objetivo no es el “beneficio” no es el “lucro”. Su principal objetivo es desarrollar un proyecto artístico y no cambiarían de proyecto por no tener beneficios (…) su principal beneficio es cultural, no económico. (…)  El principal problema derivado de todo esto es toda la legislación aplicable (…) Las compañías de teatro son entidades sin ánimo de lucro, en las que desenvuelven su trabajo profesionales de diferentes campos, no tienen, pues, estas entidades intenciones de obtener beneficios, y en el estupendo caso de que los tuviesen, deberán, obligatoriamente, invertirlos en su propia actividad. Fácil.”

ojodemuñeca6